¡Hola! Te doy la bienvenida al blog. ¡ATENCIÓN! Este blog ya no recibe actualizaciones. ¡Gracias por leerme todo este tiempo!



Como quizá ya sepáis, hace unas semanas me enfrenté al Test Of English as a Foreign Language, más conocido como TOEFL (inglés americano), la contraparte de los famosos exámenes de Cambridge (inglés británico). Antes de empezar a explicaros de qué partes consta y cómo me lo preparé, os voy a hablar de las modalidades de este examen, que son bastantes y muy variadas:

  • Internet Based TOEFL (iBT). Este es el que hice yo y el que os voy a explicar en esta entrada. Consiste en un examen online que se realiza por ordenador en un centro autorizado (un colegio, una universidad, una academia de idiomas, etc.). El iBT es hoy el estándar que utilizan la mayoría de los centros que exigen el TOEFL y es el más aceptado por universidades y empresas a nivel mundial. Es el más completo de todos, ya que incluye las cuatro competencias básicas: comprensión oral, comprensión escrita, expresión oral y expresión escrita.

  • Paper Based TOEFL (pBT). Este examen se hace en papel y fue el primero que desarrolló ETS, la entidad organizadora. Actualmente se sigue aplicando en algunos países y localidades que tienen limitado el acceso a Internet. Sin embargo, el TOEFL PBT ya no se suele hacer en la mayoría de los países (por ejemplo, en España dejó de aplicarse en 2013). No obstante, los resultados obtenidos en esta prueba continúan siendo válidos durante dos años a partir de la fecha en la que se obtuvieron.

  • TOEFL Junior. Este examen también se hace en papel y está destinado principalmente a estudiantes de secundaria de entre 12 y 16 años. En él se mide la comprensión oral, la escrita, la gramática y el vocabulario en un contexto académico y social. Es el examen más solicitado para aquellos que tienen intención de hacer el bachillerato en institutos o centros americanos.

  • Computer Based TOEFL (cBT). Este examen fue la segunda modalidad que creó ETS y, como su nombre indica, se hacía con un ordenador y un CD. Actualmente ya no se puede realizar en ningún centro del mundo (se ha quedado obsoleto el pobrecico).



También existen otros exámenes minoritarios, como el TOEFL Primary (similar al Junior, aunque lo hacen tienen de 12 años para abajo) y el TOEFL Institutional testing program (ITP), orientado a universidades, pero los más frecuentes son los que os he citado arriba.



TOEFL iBT
La verdad es que este examen no es moco de pavo y requiere algo de preparación. 
Como los de Cambridge, evalúa las 4 competencias básicas: la comprensión oral y escrita y la expresión oral y escrita, pero este lo hace desde una perspectiva universitaria y académica, por lo que los textos y los listenings pueden resultar un poco farragosos.

El examen se compone de 4 partes y en cada una se puede obtener un máximo de 30 puntos, lo que significa que el examen completo se evalúa sobre 120 puntos.

Reading (60-100 minutos)
La parte de comprensión lectora consiste en leer entre 3 y 5 textos y contestar a una serie de preguntas (entre 36 y 70) sobre el contenido de los mismos. Hay varios tipos de respuesta: tipo test (donde te dan a elegir entre 4 opciones posibles y 1 o 2 son correctas) o de unir hechos con posibles respuestas tipo:

“Motivos por los que empezó la revolución estadounidense” (elegir 6 respuestas)

Respuesta 1                    Respuesta 6
Respuesta 2                    Respuesta 7

Respuesta 3                    Respuesta 8

Respuesta 4                    Respuesta 9

 Respuesta 5                     Respuesta 10



Listening (60-90 minutos)
Esta sección se compone de entre 34 y 51 preguntas. Son grabaciones de clases universitarias en las que hay debates sobre materias académicas, como matemáticas, historia, química, arte, cultura... También se incluyen conversaciones en el ámbito universitario americano, como por ejemplo, un alumno que va al despacho de un profesor a preguntar algo o a pedir ayuda con un trabajo. En esta sección del examen te recomiendo tomar apuntes (cifras, fechas, hechos que consideres importantes, problemas que tienen los interlocutores...) en los folios que te facilitan los supervisores del examen.

Speaking (20 minutos)
Está sección está formada por 6 ejercicios agrupados en 3 bloques. En el primero nos piden que hablemos de algún tema cotidiano durante 45 segundos. La dificultad está en ser capaz de organizar nuestro discurso en un tiempo de preparación muy corto (15 segundos desde que se conoce el tema sobre el que hay que hablar hasta que empiezan a grabar nuestra voz). Nos pueden preguntar qué hacemos en nuestro tiempo libre, cuál es nuestro libro favorito y por qué, que describamos a nuestra familia, profesor o algún personaje influyente de nuestra vida, razones por las que es peligroso fumar, problemas relacionados con la tecnología, describir un lugar al que nos guste ir, una época, etc.

En el segundo bloque no presentan un texto y disponemos de 45 segundos para leerlo. A continuación, el texto desaparece y escuchamos una conversación sobre el tema que trataba el texto. Después, nos piden que expongamos un pequeño discurso del tema con la información extraída del texto y de la conversación. Hay que hablar durante 60 segundos y nos dan 30 segundos para organizar las ideas.

En el último bloque escuchamos, o bien una conversación entre dos o más interlocutores que tienen un problema, o bien parte de una clase universitaria. A continuación nos hacen una pregunta específica sobre algo que hemos escuchado. Disponemos de 60 segundos para hablar y 20 para organizar las ideas y preparar el discurso.

Writing (50 minutos)
La última sección del examen evalúa la expresión escrita en dos ejercicios.

Primer ejercicio (writing integrado – 20 minutos)
Nos dan un texto y contamos con 3 minutos para leerlo. Tras esto, el texto desaparece y escuchamos una conversación sobre el mismo tema que contradice a las ideas expuestas en el texto. A continuación nos dan 20 minutos para escribir una redacción de entre 150 y 250 palabras que recoja de forma ordenada (con introducción y conclusión inclusive) la información del texto y la conversación.

Segundo ejercicio (writing independiente – 30 minutos). 
Nos dan un tema y disponemos de 30 minutos para escribir un artículo de opinión de entre 300 y 500 palabras sobre ese tema específico. Las preguntas son muy variadas: ¿estás a favor del reparto de las tareas del hogar? ¿Sí o no? ¿Estás a favor de que los matrimonios del mismo género tengan derecho a adoptar? ¿Sí o no? ¿Son mejores los colegios mixtos? ¿Sí o no?
.
Como decía, el examen no parece difícil a simple vista pero tiene sus intríngulis y hace falta prepararlo con cierto tiempo para acostumbrarse al formato y al tipo de ejercicios, si queremos sacar una puntuación decente.


Yo me lo preparé principalmente con estos tres libros. Recuerdo haber visto algún que otro vídeo en YouTube pero no me resultó de demasiada utilidad. No obstante, YouTube es otro recurso del que disponéis. Como decía, tenéis estos tres libros a vuestra disposición pero, si vais pillados de tiempo, lo mejor es pasar de ellos (son tochos de 600 páginas y la mitad es paja realmente) y hacer directamente los exámenes de prueba que vienen en los CD. A mí me resultaron muy útiles para calcular aproximadamente la puntuación que sacaría en un examen de verdad. Lo malo de estos exámenes de prueba es que solo te pueden corregir las partes del reading y del listening, ya que para las partes restantes haría falta intervención humana. Antes de comprároslos, mirad en vuestra biblioteca local y en la universitaria por si los tuvieran disponibles, ya que son libros bastante conocidos y, en principio, deberían tenerlos. De esta forma, os ahorrareis un pastizal y ganaréis en tiempo. También es posible que encontréis exámenes de prueba en otras páginas, pero recomiendo que no los hagáis, ya que no son oficiales y no representan la auténtica dificultad que entraña estos exámenes, por lo que podría generaros una idea equivocada respecto al nivel o al formato del examen.



Consejos varios para el día del examen

Yo utilicé un par de estos
Traed un par de tapones para los oídos
Esto es importantísimo ya que os ayudarán a concentraros mejor y evitaréis el ruido que se pueda producir (por ejemplo, que el vecino de al lado haya acabado antes de tiempo una sección y se ponga a pegar gritos en su parte del speaking, como me pasó a mí).





Algo para comer
El examen es bastante largo (de 3 horas y media a 4), por lo que os va a entrar hambre seguro. Aprovechad el descanso de 10 minutos que hay entre medias (tras acabar el listening) para comer una manzana, una barrita energética o algo que os dé energía suficiente para aguantar dos horillas más.

Id al baño
No hay nada peor que estar haciendo el speaking con ganas de ir al baño. Los supervisores son muy estrictos y no os dejarán abandonar la sala a no ser que os estéis muriendo o algo por el estilo, así que aprovechad el descanso para cubrir vuestras necesidades fisiológicas.

Id con ojo
No importa que estéis en 4.º de Traducción o que seáis todo un pro con el inglés. Una coma puede cambiar totalmente el significado de una oración. Prestad atención a todo y no os confiéis demasiado.

El tiempo no espera a nadie
Mientras hacéis el examen, habrá un reloj digital con el tiempo restante del que disponéis para acabar la sección que estéis haciendo en ese momento. Controladlo, porque una vez que llegue a cero ya no habrá vuelta atrás. Yo exprimí hasta el último segundo para repasar mis respuestas, sobre todo, en la sección del reading.

Ajustad el volumen de los cascos
Tened en cuenta que los listenings solo se escuchan una única sola vez, por lo que es importante que tengáis un volumen adecuado, es decir, ni demasiado alto ni demasiado bajo.

Otras recomendaciones

  1. El examen me costó unos 215 €, vamos, que no es barato precisamente, así que pensad por qué y para qué lo estáis haciendo y si os merece la pena hacerlo.
  2. Llegad al lugar donde vais a realizar el examen con cierta antelación (15 o 20 minutos). Os ayudará a habituaros al sitio y no estaréis tan nerviosos.
  3. Id a por todas, pero no esperéis sacar una puntuación perfecta en vuestro primer examen.
  4. Llevad el DNI el día del examen o no os permitirán hacerlo.
  5. En la parte del reading no tratéis de leer los textos al completo y procurad ir solamente a la respuesta, de lo contrario, no os dará tiempo o iréis muy pillado. Podéis usar técnicas de scanning para practicar la lectura rápida.
  6. No os asustéis si al principio del examen os hacen leer y firmar un documento de privacidad. Es normal. También os harán una foto.
  7. En caso de que necesitéis más papel o cualquier información, no dudéis en llamar a cualquier supervisor que esté en la sala.
  8. No llevéis abrigos voluminosos, bolsas, mochilas o cualquier otra cosa, ya que no os permitirán entrar en la sala con nada de eso, si acaso, os harán guardarlo debajo de la silla o en alguna taquilla (si hubiese).
  9. No llevéis chicle (me parece algo obvio, pero hay gente pa to).
  10. Móvil apagado.
  11. Podréis ver vuestras notas online aproximadamente 10 días después de la realización del examen en vuestra cuenta personal. Asimismo, se os enviará una copia de vuestra puntuación a aquellos lugares que hayáis indicado (universidades, centros de estudio, instituciones...) cuando os registrasteis en el examen.
  12. No cenéis nada pesado la noche antes ni toméis nada raro. Id pronto a la cama y no penséis mucho en el examen.

¿Se os ocurren más recomendaciones? :-)
¿Habéis hecho el TOEFL iBT y queréis compartir vuestra experiencia?


Pues nada, el blog ha cumplido un añito más y toca hacer balance, ¿no os parece?

Para empezar, habréis notado que ha pegado un cambiazo en lo que respecta al diseño. El otro me parecía muy lúgubre y sin vida y con este he pretendido hacerlo un poco más luminoso y minimalista (ya sabéis, menos es más). También aprovecharé para deciros que este es, muy a mi pesar, el último año que cumplirá el blog, porque he decidido borrarlo. (¡Oooh!). La razón es bien simple: en julio ya me habré graduado y el blog dejará de tener sentido, ya que lo creé específicamente con el fin de contar las anécdotas que me iban ocurriendo, o las reflexiones que se me pasaban por la cabeza a lo largo de la carrera. Algunas entradas han sido muy populares, como la de Los traductores que comían cacahuetes, en la que hubo mucha participación y se creó un debate bien interesante. Otras, en cambio, pasaron sin pena ni gloria y quedaron olvidadas en el archivo del blog, pero tampoco me arrepiento de haberlas escrito. No obstante, espero que haya servido de ayuda (al menos, eso me consta) y solo me queda deciros que seguiré publicando alguna entrada más hasta la fecha de la graduación.

También, como quizá os hayáis dado cuenta, el año pasado escribí muy poco (apenas 6 entradas). Entre el Erasmus, las clases y un montón de cosas personales (tanto buenas como malas), no tuve tiempo de bloguear. Eso, unido a la falta de inspiración y a la trolrevolución hater que se vivió en Twitter hace unos meses (que por cierto, nunca llegué a saber quién o quiénes eran los susodichos tocanarices), tampoco invitaba a escribir.

Prácticamente eso es todo. En estos últimos meses que me restan para acabar la carrera me centraré en redactar un buen TFG  y pensaré en lo que quiero hacer después. Las opciones son muy variadas, pero tengo miedo de elegir mal y arrepentirme más tarde. De momento, sopeso las siguientes opciones, aunque las sugerencias son más que bienvenidas, claro está:

A) Beca de lector en la Universidad West Virginia
Mi universidad convocó en diciembre una serie de plazas de lectorado en español para diferentes universidades estadounidenses, francesas y alemanas. La que más me gustó fue esa, la West Virginia University. Además de la plaza de lector en español que ofrece, la propia universidad paga a los afortunados un máster entero y corre con todos los gastos de la manutención. No me lo pensé dos veces: hice el papeleo pertinente y entregué mi solicitud. Imaginaos mi sorpresa cuando salió la resolución en enero en la que ponía que había sido preseleccionado. A los pocos días nos convocaron, nos hicieron una entrevista (vía Skype) y nos hicieron las típicas preguntas. También, durante esa semana, ya hablamos de mediados de enero, me presenté al TOEFL iBT, ya que era el requisito que me faltaba. Lo cierto es que para la West Virginia solo hay 3 plazas y yo estaba entre los primeros en el momento de la preselección, así que puede salir cualquier cosa. Todo depende de la entrevista y de los resultados del susodicho examen TOEFL. ¿Me iré el próximo año a EE. UU.?

ACTUALIZACIÓN: ¡Ya me han llegado las notas del TOEFL iBT! Me habían dicho que tardarían 10 días o así en dármelas, pero se vé que éramos pocos en esa convocatoria. También salió la resolución de los lectorados. No ha podido ser. Quedé en sexta posición y solo había tres plazas, así que de momento no me voy a EE. UU., pero no pasa nada, ¡hay otras opciones!

B) Auxiliar de conversación
Al parecer, se debieron de alinear las fuerzas del cosmos, porque la beca de auxiliar de conversación que convoca el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte salió al mismo tiempo que los lectorados. Imaginaos la escena: la impresora y el escáner echaban humo, colas kilométricas en Administración para solicitar algunos de los papeles pertinentes (que si copia del expediente académico, que si esto y lo otro...). Estaba tan agobiado y el tiempo para entregarlo era tan ajustado, que elegí los países de la beca casi al azar: una en Canadá (aunque no me dejaron especificar la ciudad) y otra en Reino Unido (ni me acuerdo del condado que elegí). Lo bueno es que en esta beca tengo más posibilidades debido a que los estudiantes de último curso de Traducción tenemos un poco más de preferencia y esto se traduce (chiste malo) en un mayor número de puntos en el papelito de méritos. De momento parece la opción más prometedora, ¡esperemos a ver! ;-)

C) Máster (METAV o Tradumática)
Si el plan A y el plan B fallasen, siempre tengo la oportunidad de hacer un máster y progresar en mis estudios. Os confesaré una cosa: siempre he querido ser doctor. Es un logro personal que me gustaría cumplir algún día, aunque si os soy sincero, no sé hasta qué punto merece la pena, y más en España... Aún así, un máster me ayudaría a centrarme en una disciplina específica, que, si no lo sabéis a estas alturas, en mi caso sería la localización o la traducción audiovisual. El problema surge cuando no todos los másteres (másters no, por Dior) habilitan el acceso a realizar un doctorado. En el caso del METAV, si podría optar a un posterior doctorado gracias al itinerario investigador, pero tendría que renunciar justo al módulo de localización de videojuegos (ahora mismo no lo recuerdo bien, pero creo que era así). Por otra parte, me gusta mucho más el plan de estudios del máster en Tradumática, peo no sé si habilita para el acceso al doctorado...

D) Prácticas en la UE
En un curso que iniciación a la interpretación que hice hace poco nos comentaron que se podía hacer prácticas en la Unión Europea de 3 a 6 meses, como traductor o como intérprete. Tampoco descarto esa opción. Además, quedaría muy molongo poner en el currículum que he estado haciendo prácticas allí, ¿o no?

E) Año sabático en Asia
Si todo lo demás fallara no me quedaría otra que irme de año sabático a Asia (como me sugirió una amable tuitera) para despejarme y ampliar mis horizontes. Un año de limpieza y purificación, por así decirlo, de desconexión absoluta con el mundo occidental para contemplar otras alternativas y salidas. Japón sería una buena elección (aunque mi japonés es prácticamente inexistente, salvo por un par de palabras). No obstante, solo de imaginarlo, me entran cada vez más ganas de ir. Admirar la arquitectura japonesa, observar su cultura y costumbres y, a fin de cuentas, hacer realidad un sueño que llevo desde mi adolescencia (sí, crecí influenciado por la estética manga y el anime).

¡OPCIÓN EXTRA!

F) Empezar a trabajar como traductor
Ya sea como autónomo (¿por qué usamos freelance cuando tenemos autónomo en español?) o de interno en una empresa, siempre podría contemplar esa opción. Lo cierto es que tengo la esperanza de trabajar nada más acabar la carrera, aunque sé de sobra que eso no va a ser coser y cantar. Sería una opción muy arriesgada porque, ¿quién no tiene miedo de no poder/saber encontrar clientes o de no recibir repuesta de ninguna agencia?

Y creo que eso es todo. Solo me queda invitaros de nuevo a que participéis en los talleres que vamos a realizar en Soria la próxima semana sobre localización de software y videojuegos y, en especial, al último taller, que será gratuito y estará enfocado a la LocJAM de este año.

En definitiva, el blog está de cumpleaños, acabo de soplar las velas y os he contado lo que podría o no hacer en un futuro cercano. ¿Se os ocurre alguna otra recomendación? :-)
¡Hola a todos y bienvenidos a una actualización más de Traductores compulsivos!

Hoy quería anunciaros que en la Universidad de Valladolid, más concretamente en el campus de Soria, se van a llevar a cabo unas jornadas de localización de software y videojuegos para celebrar la 2.ª edición del LocJAM.

¿Os gusta nuestro nuevo cartel? Se ha modificado ligeramente
para poder diferenciar mejor los dos tipos de talleres


Las jornadas están estructurado de la siguiente forma:

Por un lado tenemos 3 talleres que corresponden a las jornadas que organiza la propia universidad. 

TALLER 1
«L10N - LOCALIZACIÓN: Función y desafíos del traductor en el mercado global».
11 de febrero, de 16:00 a 20:30 horas.
Facultad de Traducción e Interpretación (aula pendiente de confirmación).

TALLER 2
«Localizar videojuegos: fases, desafíos y logros».
12 de febrero, de 16:00 a 20:30 horas.
Facultad de Traducción e Interpretación (aula pendiente de confirmación).

TALLER 3
«Desde los binarios hasta las apps: pasado, presente y futuro de la localización».
16 de febrero, de 16:00 a 20:30 horas.
Facultad de Traducción e Interpretación (aula pendiente de confirmación).

El precio para asistir a estos 3 talleres es de 60 € para miembros de la UVa y 75 € para no miembros, algo que me parece bastante asequible viendo la duración y la calidad de los mismos. ¡Además, aprenderás un montón sobre esta rama tan chula de la traducción!

Por último, se realizará un 4.º y último taller totalmente gratuito, enfocado exclusivamente al LocJAM, la competición de localización de videojuegos a escala mundial. A este taller que, como remarco, es gratuito, puede venir quien quiera, desde estudiantes, traductores nóveles, traductores consagrados y profes hasta alumnos de ramas afines o simplemente aficionados de los videojuegos que estén interesados en participar. 

TALLER 4
Como dije, se trata de un taller muy especial dedicado a explicar la mecánica de la competición: qué es el LocJAM , quiénes lo organizan, hacia qué idiomas se puede traducir, las modalidades que existen (amateur y profesional), cómo y cuál será el juego, quién será el jurado, cuáles serán los premios, etc. También se darán unas series de pautas para localizar el encargo de esta edición de forma apropiada y a testearlo para comprobar que no hay errores de ningún tipo.

«LocJAM 2015: localización improvisada de juegos. Hacia el ocio como profesión».
17 de febrero, de 16:00 a 20:30 horas.
Facultad de Traducción e Interpretación (aula pendiente de confirmación).


Los 4 talleres tienen una duración estimada de 18 horas presenciales, sin embargo, se expedirá un certificado de aprovechamiento de 1 ECTS (25 horas) (el mínimo que se puede expedir) por el centro Buendía de la Universidad de Valladolid a aquellos que asistan a los 4 talleres.

¡De igual forma, os animo a participar en la posterior competición! :D

El año pasado, durante la competición del LocJAM, localizamos un juego indie llamado The Republia Times, de Lucas Pope, el creador del ya archifamoso Papes, Please. El juego apenas tenía 1800 palabras pero presentaba algunas dificultades de traducción muy interesantes, como chistes y juegos de palabras, limitación de caracteres... El humor y los elementos políticos son, en mi opinión, los dos elementos que caracterizan a este juego y para localizarlo correctamente había que prestar atención a los detalles. Aquí, aquí y aquí podréis encontrar más información sobre el juego.

Qué, ¿os han entrado ganas de traducir videojuegos? ¿A qué estáis esperando para inscribiros? :D

Las inscripciones a los talleres se podrán realizar del 2 al 10 de febrero en la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria (habrá unos panfletos informativos colocados en los tablones y pasillos) y, si lo que quieres es participar en la competición del LocJAM (del 22 de febrero al 1 de marzo), tendrás que esperar un poco más para inscribirte. Mientras tanto, puedes visitar la página oficial (http://www.locjam.org/) para enterarte de las últimas novedades, descargar el kit de localización original de The Republia Times o ver la lista de ganadores y sus versiones localizadas.



*ACTUALIZACIÓN: AULAS Y MÉTODO DE INSCRIPCIÓN



Draco dormiens nunquam titillandus
«Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido»

 J. K. Rowling nos contó a través de Harry Potter que Hogwarts, el famoso colegio de magia y hechicería, albergaba cuatro casas que convivían en paz y armonía. Estaba la casa Gryffindor, cuyos miembros destacaban por su corazón valiente, su gallardía y, en ocasiones, también por su arrogancia. La casa Slytherin, conocidos por su astucia, malicia y malas artes. Ravenclaw, en donde entraban los sabios y los de inteligencia desbordante y, por último, la casa Hufflepuf, destinada a quienes no cumplían ninguno de los valores anteriores o no destacaban en nada en particular. Helga Hufflepuf, la fundadora de esta última casa, decidió que, a diferencia de los demás fundadores, no haría distinciones de ningún tipo hacia sus alumnos. Según ella, «en su casa podía entrar cualquiera que quisiese». Bien es cierto que luego los estudiantes de Hufflepuff, o los tejones, como les gusta ser llamados, no eran los que sacaban las mejores notas, ni ganaban la Copa de la Casa, pero eran los que más unidos estaban de las cuatro, la que menos problemas causaba y sí, la más numerosa también.

¿Y qué tiene que ver este rollo harrypotteresco con las facultades de TeI españolas?
Bueno, digamos que he encontrado una similitud curiosa.

Como ya sabréis, para estudiar TeI es necesario pasar una serie de exámenes en buena parte de las universidades españolas. ¿La razón? No está muy clara, de hecho hay diversas opiniones al respecto. Hay quienes piensan que los exámenes son en realidad una especie de cribas para seleccionar alumnos más preparados, o en otras palabras, un colador para que entren los mejores. También hay quienes creen que es solo una prueba como otra cualquiera para medir las competencias de quien se presenta. Mi pregunta es: ¿por qué se hacen estos exámenes? ¿Es para asegurar un mínimo de calidad entre sus estudiantes? ¿Prestigio para la universidad? ¿Dinero, quizás? Este último factor también juega un papel importante. Imaginad que se presentan cada año unas 300 personas a la Universidad XYZ y las pruebas cuestan unos 70 u 80 euros. Si lo calculáis sale una suma bastante jugosa que se embolsa la universidad en apenas unos días. Pero esto no son más que conjeturas, claro está.

A esto me refería con la similitud de Hufflepuff: Estas pruebas de aptitud se asemejan a los requisitos que piden las casas de Hogwarts: valentía, inteligencia, ingenio, etcétera, pero luego hay universidades que no requieren de ningún requisito en especial para entrar, como la casa Hufflepuff, por ejemplo. No sé si me explico bien.

Lo que quisiera saber es por qué es necesario pasar más exámenes para estudiar una carrera como Traducción e Interpretación. ¿Acaso las pruebas de selectividad y las notas de corte no bastan para certificar que tenemos cierto conocimiento de la lengua española y del inglés o del francés? ¿Por qué hemos de pasar aún más exámenes? También es necesario recordar que existen las filologías, muchas de ellas reconvertidas en «Estudio de…» y que no requieren pasar ningún tipo de prueba extra, y eso que también estudian lenguas y culturas extranjeras. Incluso me consta que ciertas universidades convocan exámenes de admisión para el grado en Medicina, Fisioterapia... pero, ¿es esto realmente necesario?

Al principio pensé que era yo solo, que tengo mucho tiempo libre y me da por pensar en estas cosas, pero luego me dio por preguntar a varios profesores y exprofesores de TeI (y no de TeI) de varias facultades de España sobre este tema, y me sorprendió la diversidad de opiniones al respecto, tanto en una postura como en otra.

Me llamó la atención, especialmente, un porcentaje de ellos (en torno a la mitad, no lo sabría calcular) que describieron estas pruebas de aptitud como
«algo estéril, anticuado y que ya no tiene cabida con las Pruebas de Acceso a los Estudios Universitarios (PAU)».

Un último afirma que
 «es un ejercicio inútil y una molestia para los alumnos y para la propia universidad».

También hay quienes defienden la postura opuesta, asegurando que
«la superación de estas pruebas garantiza que el alumno está preparado para seguir las clases de forma aprovechable». [...] Los exámenes de acceso para el grado en Traducción e Interpretación de nuestra universidad son totalmente necesarios para determinar si el aspirante posee los conocimientos necesarios que están estipulados en nuestro plan docente.

Para acabar, y a modo de curiosidad, leí hace unos meses en un número de La Linterna del Traductor una entrevista de un profesor al que le hacían esa misma pregunta. Esto fue lo que opinó:




Así pues, ¿son necesarias esta clase de «pruebas adicionales» para el grado en Traducción e Interpretación? ¿Cuál es vuestro punto de vista? ¿Estáis a favor o en contra? Comentad mucho y muy variado. ¡Hagamos un poco de debate (sano)!

Introducción: ¿qué son las TIC aplicadas a la traducción?
En la era de las telecomunicaciones el traductor ha dejado el papel y el boli a un lado y se ha comprado un ordenador. Con el tiempo, este se ha convertido en su mejor aliado y, a la larga, en una extensión de su cuerpo, una herramienta indispensable que le ha facilitado su tarea en muchos sentidos. Uno de nuestros deberes como traductores es conocer, gestionar y dominar todas estas nuevas oportunidades que nos ofrece la era digital. En ese sentido, entran en juego las TIC.

Las TIC (o Tecnologías de la Información y de la Comunicación) son todas y cada una de las herramientas y programas que se encargan de administrar, transmitir y compartir la información mediante soportes tecnológicos. Son herramientas de fácil acceso a la información en diferentes formatos.



Dada mi experiencia, me atrevería a realizar una pequeña clasificación de las TIC de las que disponemos en el campo de la traducción profesional:

TIC de difusión: tienen como objetivo mantener el contacto con personas de un mismo círculo, así como la publicación de contenido de diversa índole. Las conforman las redes sociales generalistas (Facebook, Twitter, Google+) y profesionales (LinkedIn, Xing, Viadeo), así como las wikis y los clientes de blog (Blogger, Wordpress…).

TIC de optimización: ligadas a la anterior, servirían para programar contenido y monitorizar el impacto de nuestras publicaciones en redes sociales y blogs. Algunos ejemplos serían: Hootsuite, Everypost, Buffer, TweetDeck, TweetReach, SocialBro o IFTTT.

TIC de aprendizaje o e-learning: son aquellas que ofertan una modalidad de educación abierta (MOOC: Massive Open Online Course) cuya filosofía es la liberación del conocimiento para que este llegue a un público más amplio. Cousera, Miríada X, Futurelearn, Udemy, edX, UniMooc o Udacity entrarían dentro de este grupo.

TIC específicas aplicadas a la traducción asistida por ordenador: en este grupo se englobarían la mayoría de las herramientas TAO (SDL Trados Studio, MemoQ, OmegaT, Wordfast, Déjà Vu, Alchemy Catalyst, SDL Passolo…) y sus programas derivados (AutoSuggest, Glossary Converter...).

TIC documentales: en este último apartado, quizá el más amplio de todos, se podrían añadir todas los recursos documentales de los que disponemos los traductores, tanto telemáticos (portales, directorios, motores de búsqueda especializados, herramientas de gestión y recuperación de la información…), como fuentes normativas, bibliográficas y lingüísticas (herramientas gramaticales, lexicográficas y terminológicas inclusive).

En resumidas cuentas, no existe una sola clasificación válida y tampoco es fácil hacer un recuento de todas las TIC que hay. Hay cientos, quizá miles de aplicaciones o recursos que podemos considerar como TIC. Por ello, es necesario realizar un filtrado para conocer a ciencia cierta cuáles son las más útiles para un traductor profesional y cuáles son prescindibles.

Herramientas más útiles para un traductor profesional.
Desde mi punto de vista, una de las herramientas más útiles para un traductor es, sin duda, LinkedIn. Como mucho sabrán a estas alturas, se trata de una red social profesional en la que cada uno puede crear su propio perfil a modo de curriculum vitae. La elaboración del mismo dependerá de la experiencia del usuario. Por ejemplo, si acabamos de empezar la carrera y no hemos hecho nada relevante, no podremos escribir gran cosa en ese currículum. Por el contrario, si el usuario goza ya de cierta trayectoria profesional, podrá crear un perfil muy completo en el que podrá incluso añadir recomendaciones que le hayan hecho sus clientes u otros colegas de profesión. Otras de las funciones que me parece interesante es la de adherirse a grupos especializados. En mi opinión, todo traductor debería crearse un perfil en LinkedIn, pues le aporta visibilidad y le ayuda a encontrar clientes potenciales. Por el contrario, si se prefiere un currículum un poco más original y atractivo, también se puede recurrir a otras herramientas como About.me  o Wix.

Otra herramienta que considero indispensable es Twitter, a la que se le puede dar un uso profesional, dando difusión a artículos, entradas de blogs, eventos, conferencias, seminarios… En pocas palabras, es una herramienta perfecta para mantenerse al día de lo que pasa en el mundo de la traducción.

Herramientas que no me han resultado útiles
De las herramientas que vi durante el transcurso de la asignatura «TIC para traductores» no me resultó útil Hootsuite. La idea en sí me parece buena (aunar varias redes en una sola plataforma y medir el impacto de tus publicaciones) pero veo engorroso y agobiante el estar manejando varias redes sociales al mismo tiempo. En lo personal, prefiero utilizar mis redes por separado mediante el sistema de pestañas del navegador que usar esta aplicación, aunque pierda un poco más de tiempo alternando entre una y otra. Pero insisto, es algo meramente personal que no repercute en la calidad de esta herramienta.


(Fuente: elaboración propia)

Otra herramienta que me parece prescindible para el traductor profesional es Blogger. Actualmente tengo este mismo blog con este cliente pero, tras un tiempo, me he dado cuenta de que Wordpress posee muchas más ventajas. Está mejor orientado al posicionamiento SEO, tiene más posibilidades de edición y personalización, y cuenta con una de las cosas que más valoro personalmente: la autoría y la seguridad. Con Blogger no se es dueño de lo que se escribe, sino que las entradas (así como el blog entero) le pertenecen legítimamente a Google. También hay que tener en cuenta que el año pasado desapareció el servicio Google Reader, por lo que también podría darse la posibilidad de que decidieran cerrar Blogger si el gigante de Internet lo estimara necesario, con la consiguiente pérdida de las entradas que haya escrito. En ese aspecto Wordpress es más seguro porque desde el primer momento se tiene pleno control sobre el blog y las publicaciones.


Cómo mejorar mis conocimientos de las TIC.
Hace ya unos meses que Twitter se ha impuesto como la red social más influyente del mundo, desbancando a Facebook por primera vez en la historia, ¿pero quién sabe si saldrá otra red que se imponga sobre estas dos? El mundo de las TIC parece no conocer límites. Es enorme y avanza a un ritmo vertiginoso. Es difícil mantenerse al día, pero por otra parte, la única forma que veo de mejorar mis conocimientos en las TIC es precisamente seguir utilizando las TIC que uso a día de hoy y descubrir otras nuevas. Algunas las he conocido por popularidad (véase el caso de las redes sociales). Otras, como BITRA, Index Translationum, Linguee, Zotero, Delicious o Dropbox las he conocido gracias a asignaturas como Informática aplicada a la traducción, Documentación para traductores y Terminología). Por último, están las TIC que he descubierto por simple curiosidad, navegando por la red y usándolas en mayor o menor medida, en mi caso, Get Pocket, Pearltrees, Fundéu, Speechpool, Buffer (parecida a Hootsuite). Lo único que está claro es que las TIC seguirán evolucionando y mejorando sus servicios. ¿Qué otras herramientas veremos en los próximos años? Hagan sus apuestas.


Bibliografía utilizada.
MORENO, Alba (2014). ¿Qué son las TIC? En: Apuntes colaborativos de TIC para la traducción. Consultado el 23 de mayo de 2014. 
MORENO, Luis (2014). Plataformas de aprendizaje online. En: Observatorio Mooc. Consultado el 23 de mayo de 2014. 
ROCHE, Silvia (2014). Redes sociales. En: Apuntes colaborativos de TIC para la traducción. Consultado el 23 de mayo de 2014. 
RODRÍGUEZ, Fernando (2014). Herramientas para generar contenido. En: Apuntes colaborativos de TIC para la traducción. Consultado el 23 de mayo de 2014.

La localización de videojuegos es una rama de la traducción que se engloba dentro de la localización, es decir, la adaptación de un producto en su forma lingüística y cultural para que resulte más apropiado en otros mercados en los cuales va a comercializarse dicho producto.

Para ello, no solo hay que traducir los diálogos, las magias o las habilidades de los personajes (si hablamos de localización de videojuegos en concreto), sino que también debemos tener en cuenta distintos elementos como las referencias culturales, los dialectos, los chistes, las fechas, las horas, las divisas, la censura, las cuestiones religiosas, la música, etc.

En otras palabras, se podría decir que la localización va más allá de la mera traducción de un producto. Se trata, a fin de cuentas, de un proceso que mueve millones de euros cada día en la industria del software y del entretenimiento.

Icónico personaje de los videojuegos
En la presentación podemos ver las cuatro grandes áreas en las que se divide la localización, esto es, software, páginas web, aplicacionesvideojuegos.


Ahora bien, ¿qué se traduce en un videojuego? Lo cierto es que hay muchos elementos traducibles que muchas veces pasamos por alto pero que están ahí: la caja del juego, las instrucciones, los títulos de crédito… Por lo general, son traducibles las siguientes partes de un videojuego:
  • Material promocional: el tráiler del juego, la caja donde viene el disco, todo el material de marketing… En cuanto a los tráileres, existen una serie de contenidos que muchas veces ignoramos, como la letra pequeña que pasa a rápida velocidad por debajo de los subtítulos principales, la clasificación de edad que llevará el juego, etc.
  • El manual o las instrucciones.
  • El glosario.
  • El texto in-game.
  • Los contenidos descargables y actualizaciones (DLC).
  • El guion (diálogos, intervenciones…).
  • Los acuerdos de licencia y el asistente de instalación.
  • La página oficial.
  • La guía oficial.
  • ...
El proceso para localizar un videojuego es complejo y requiere de una formación previa por parte del traductor. Normalmente el proceso de localización empieza con la llamada del cliente y continúa con la negociación del presupuesto y del análisis del juego. Posteriormente el juego se traduce al idioma de llegada, una labor que puede llevar semanas o incluso meses, dependiendo del volumen de texto que tenga el juego. A continuación se lleva a cabo un proceso de corrección y de testeo lingüístico que puede llegar a durar incluso más que la propia traducción. Estas pruebas servirán, sobre todo, para pulir la traducción, evitar erratas e incoherencias y, en definitiva, garantizar que la traducción es óptima y alcanza unos estándares de calidad.

La temática del videojuego también condiciona al traductor, el cual deberá estar preparado para hacer frente a cualquier texto, ya sea de cocina o de medicina, de guerras como la 2.ª Guerra Mundial o fantásticas, en mundos llenos de magia. Por ello, el traductor deberá llevar a cabo un estudio del léxico del juego y adaptarse a él para llevar a cabo una perfecta traducción de los términos que emplea el juego. Asimismo, deberá tener especial cuidado a cualquier referencia cultural que pueda suponer un problema para la localización del juego en un país determinado, evitando o sustituyendo todo aquello que pueda ser un obstáculo.





Para más información:
Estudiante de 4.º de Traducción e Interpretación
Traductor y localizador de videojuegos
[Inglés, francés > español europeo]





author
Fernando Rodríguez
Estudiante de 4.º de Traducción e Interpretación en la Universidad de Valladolid (Campus de Soria) [EN, FR > ES].
Enfermiza obsesión con la localización de videojuegos. Amante de la lectura, lo japonés y las pelis malas.